Francisca Muñoz B

viernes, 26 de junio de 2015

El masaje se aplica mediante la manipulación manual de los tejidos blandos: piel, muscular y conjuntivo o tejido conectivo para ampliar la función de estos y promover la circulación, la relajación y el bienestar.

El masaje se aplica mediante la manipulación manual de los tejidos blandos: piel, muscular y conjuntivo o tejido conectivo para ampliar la función de estos y promover la circulación, la relajación y el bienestar.


Mejorar el color y el tono de la piel por la eliminación de células muertas, oxigenando y mejorando la circulación sanguínea. 
Mejorar la circulación, ya que se hace más eficiente el transporte de nutrientes y oxígeno a las células, y por lo tanto, más eficiente la eliminación de los desechos celulares. 
Mejorar la respiración, haciéndola más profunda y eficiente, y por tanto más relajada. 
Mejorar el drenaje linfático, reduciendo así la hinchazón. 
Ayudar a reducir la fatiga muscular, dolor y agujetas. 
Ayudar a reducir el cansancio y el dolor en las articulaciones. 
Relajar o estimular el sistema nervioso (dependiendo del tipo de masaje aplicado) 
Ayudar a dormir. 
Agilizar la digestión y eliminación de toxinas. 
Ayudar a alcanzar la relajación general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario